facebook logo 16 twitter logo 16 youtube logo 16

Masías y masoveros

Las masías actuales constituyen una línea clara de continuidad de los “heredamientos” medievales. Podemos poner en consideración que la cronología de éstos podría iniciarse con la presencia musulmana en las altas tierras de la sierra, para pasar a su consolidación con la llegada de los Azagra cuando observamos una serie de donaciones a sus colaboradores a lo largo del término de Albarracín (Valtablado, Despeñadero –salto del molino San Pedro-, Villalba, Valmediano, Santa Croche...).

Por lo tanto será en el siglo XIII cuando este tipo de poblamiento se desarrolle al compás de la repoblación navarra. Los accidentes geográficos propios de una zona de montaña, así como los bajos índices de poblamiento son dos de las causas que favorecieron el desarrollo de este tipo de explotación sujeto a la dependencia jurídica y económica de la ciudad de Albarracín. Por otro lado, hasta que no se desarrolla el ejercicio del pastoreo se convierten en cotos de caza para sus señores debido a la gran variedad cinegética que abunda en los montes de Albarracín.

Estas heredades estaban situadas en cotas que no superan los 1300 m de altitud, pues la climatología se torna extrema.

En torno a las masías o heredamientos se desarrolla una actividad económica dinámica donde participan los arrendatarios junto al resto de su familia, aparceros, que se dedican durante todo el año al cuidado de los campos, a abastecerse de los recursos que les proporciona el bosque, asistidos por braceros contratados en la época de recolección. Una actividad que se incrementaba con el retorno de los rebaños por las tareas de vigilancia, de esquileo, de extracción y transformación de los productos derivados: leche, queso... Sin duda las masías ofrecían un paisaje humanizado en el entorno de la Sierra.

Existía otro tipo de masía de mucha menor entidad. Los campesinos edificaban pequeñas construcciones como residencia no permanente (con pequeños anexos para los útiles de labranza y estancia del ganado de labor). Estaban situadas en lugares alejados del término de las aldeas pero próximas a los campos de cultivo por lo que eran imprescindibles durante las tareas del ciclo agrario. Era muy costoso y penoso regresar a distancias situadas entre 8-10 km para de nuevo iniciar el camino al día siguiente al rayar el alba. Por este motivo se construían ermitas en lugares estratégicos para administrar el culto a los masoveros más cercanos.

En la actualidad algunas masías están recobrando el esplendor pasado gracias a las tareas de restauración. Ejemplos como Toyuela, Monteagudo, Torre Cavero, Villalba, Mierla, Valtablado, Rento La Campana, Dornaque, Rubielos, Los Gatos, Palomo Alto..., rememoran el esplendor que tuvieron en el pasado y el apellido de sus moradores que algunos blasones denuncian.

 
 
spain info
gobierno aragon
turismo aragon
teruel version original
comarca sierra albarracin
Comarca de la
Sierra de Albarracín
Web Oficial de la Comarca de la Sierra de Albarracín